arrows-logo

Nuestra Estrategia Misionera

Fundamental para la perspectiva de Misiones Mundiales de las Asambleas de Dios es nuestro compromiso de establecer la Iglesia entre todos los pueblos en todas partes. Lo hacemos alcanzando, plantando, entrenando y sirviendo. Estas cuatro categorías de acciones ministeriales apoyan la amplitud de la obra de Dios. Rara vez son actos o procesos separados, sino entrelazados en el trabajo de nuestros equipos y socios globales. Para que todos puedan escuchar la esperanza del evangelio.

Reaching Planting Training Serving

Alcanzar

Siguiendo el testimonio de las Escrituras, buscamos proclamar las Buenas Nuevas en lugares donde Jesús no ha sido mencionado. La gran realidad aleccionadora es que el mensaje de Cristo no ha sido presentado a más de dos tercios de la población mundial. Nuestro compromiso es que, bajo la guía del Espíritu Santo, haremos todo lo posible y usaremos todos los medios efectivos para proclamar el mensaje de Jesús a aquellos que no lo conocen

Plantar

Creemos que el crecimiento sostenible en el Reino se basa en la plantación de iglesias saludables. La iglesia que confía en el Espíritu florece cuando depende del Espíritu para empoderar su trabajo en el contexto local. Estas iglesias autóctonas son auto-suficientes, auto-propagadas y auto-gobernadas. Nuestro objetivo son los movimientos eclesiásticos nacionales que plantan iglesias y envían obreros transculturales.

Entrenar

Assemblies of God World Missions trains spiritual leaders to serve effectively as pastors, evangelists, teachers, and missionaries. Following the discipleship patterns of Jesus Christ and the early church, we train local leaders to undertake the Great Commission. Historically, AGWM has focused on training to ensure that the ongoing work of establishing the Church advances as local leaders train, equip, and resource believers for effective ministry in their own communities.

Servir

Nos asociamos con creyentes e iglesias locales para servir a las personas pobres y que sufren con la compasión de Cristo y los invitamos a convertirse en sus seguidores. Los misioneros de las Asambleas de Dios, las iglesias nacionales y los ministerios de compasión atienden las necesidades físicas de las personas. Creemos en las palabras de Jesús: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder su alma?” Sin embargo, Jesús también nos ordenó que no ignoremos el sufrimiento de los demás. Integramos el ministerio de compasión como parte de compartir el Evangelio y establecer la Iglesia.

arrows-logo